SANTIAGO DE COMPOSTELA, SEDE DE LAS XXXIII JORNADAS NACIONALES DE LA AETG (DEL 30 DE ABRIL AL 3 DE MAYO DE 2020) PULSANDO SOBRE LA IMAGEN ACCEDERÁS A LA INFORMACIÓN QUE VAYA ESTANDO DISPONIBLE

Supervisión gestáltica

I. La supervisión gestáltica

Es muy poca la literatura disponible, no sólo específica de la Terapia Gestalt, sino de la supervisión en general, así como de la contratransferencia (en comparación con la abundancia de textos de la transferencia) , lo cual hace pensar en las dificultades que tenemos los profesionales para reflexionar personalizadamente sobre nuestra quehacer. Uno de los métodos principales de la supervisión gestáltica es "enfocar la responsabilidad del terapeuta en los problemas terapeuta / paciente". Estos problemas responsabilidad del terapeuta y que encara la supervisión son: la falta de conocimientos teóricos (el terapeuta incompetente culpa a la teoría gestáltica de lo que sería su propia ignorancia), la rigidez e inflexibilidad del terapeuta con pacientes de carácter similar al de él, y los mecanismos defensivos de terapeuta que hacen ver como dificultades del paciente lo que son proyecciones, retroflexiones, confluencias o introyectos del terapeuta.

II. Quién y cómo supervisa

Existen básicamente dos modalidades a la hora de situar al supervisor y su contexto de trabajo: la COVISIóN o revisión inter pares del trabajo de uno de ellos, situación más frecuente en los grupos de entrenamiento o en las reuniones entre colegas; y la SUPERVISIóN, que induce a pensar en una visión superior que sitúa a la figura del supervisor no tanto desde la superioridad de los conocimientos, sino sobre todo desde una mayor experiencia y, fundamentalmente, una mayor madurez personal. La distinción más abarcativa sigue siendo "supervisión de prácticas" y "prácticas supervisadas".

a. Prácticas supervisadas.

Cada aprendiz trabaja con un compañero-cliente ante la mirada del grupo y del supervisor, y también dirige el grupo de sus compañeros, en ambos casos reproduciendo una sesión convencional. Es preferible que el aprendiz atraviese sin ayuda los momentos difíciles que se encuentre, en parte para que se familiarice con estos vacíos y en parte para que cobre confianza en la fertilidad de los mismos. Lo significativo es siempre lo que ocurre, no lo que debería haber ocurrido. Aquí tendremos ocasión de observar al terapeuta, su escucha, su presencia (o la ausencia de ambas) cualquiera que sea el cliente o el grupo que encare.

b. Supervisión de prácticas.

Es más habitual con terapeutas principiantes que traen sus casos para reflexionar sobre ellos, aunque no sólo: la supervisión es más efectiva a mayor experiencia del terapeuta. Existe la posibilidad de la supervisión individual, con más peligro de enquistamiento, y la supervisión en grupos pequeños (4 personas) semanales donde cada sesión la ocupa un terapeuta contando su caso, dificultades y dudas para recibir después el feedback de sus compañeros y el del supervisor. La importancia del grupo en esta manera de supervisar es más evidente por: *la riqueza del feedback, que amplia al visión que el terapeuta tiene de su trabajo; * por el acto mismo de desvelar y transparentar lo mejor y lo peor de sí mismo (mayor seguridad interior y potencia profesional; * y por el apoyo que el grupo proporciona.

III. Los temas de la Supervisión

El tema fundamental de supervisión es el terapeuta, no obstante hay dos áreas más, como son el paciente y el proceso.

a. El paciente/cliente.

No es el foco de la supervisión, pero sí pueden serlo su patología (reconocer su carácter o rasgo principal puede ayudar a entender su problemática y analizar las dificultades del terapeuta con tal tipo determinado); las áreas de dificultad o de dolor no percibidas por el terapeuta (que pueden volverlo exigente por no percibirlo empáticamente); las manipulaciones del paciente (los recursos confrontativos del terapeuta en relación a los juegos neuróticos del paciente).

b. El proceso.

Una visión panorámica del desarrollo de la terapia: los aspectos biográficos más significativos del cliente, lo que ha ido sucediendo a lo largo de la terapia, las intervenciones del terapeuta o propuestas de trabajo, los aspectos transferenciales de paciente y terapeuta y la evolución del vínculo para ver si la actitud del terapeuta está siendo la correcta o reproduce la condiciones que generan o mantienen la neurosis.

c. El terapeuta.

La supervisión del terapeuta actualiza la práctica tradicional de los gremios artesanales donde el aprendiz da sus primeros pasos ante la mirada más experta del maestro. Los temas que aparecen con más frecuencia son:

  • La calidad de la relación (su potencia transformadora y curativa depende de la actitud del terapeuta).
  • La presencia (y las sutiles maneras de ausentarse).
  • El contacto (y los varios modos en que se desvirtúa).
  • El uso de sí (el entrenamiento de la neutralidad, el punto cero de indiferencia creativa).
  • El carácter del terapeuta (el punto ciego, el conjunto de automatismos del ego que va a determinar la forma en que el terapeuta entiende, siente y actúa).
  • El estilo personal (afinar el estilo personal, la forma en que cada uno siente y transmite la terapia Gestalt. Un único límite: que no se convierta en una fijación).

IV. Técnicas de supervisión

a. 'Rol playing'

Para amplificar y entender los sentimientos que se están moviendo en la relación. Ponerse en el lugar del paciente resulta revelador para recoger las propias proyecciones, un espejo crítico de autodenuncia de las actitudes que no se había percatado el terapeuta.

b. Catarsis controlada.

La descarga de sentimientos conflictivos que el terapeuta ha acumulado y que frecuentemente retroflecta y bloquea; reflexión sobre los aspectos agresivos-confrontativos que podemos convertir en herramientas de trabajo y la "sesión correctora".

c. Preguntas exploratorias.

Exploración de la conciencia del terapeuta por medio de preguntas que le remiten a sí mismo.

d. Revisión de la hipótesis de trabajo.

Explicitarla y revisarla para no caer en excesos interpretativos, contrastarla con otras hipótesis con el objetivo de cuestionar las creencias, introyectos e ideología del terapeuta, incluso sus ideas locas y fijaciones.

e. Terapeuta "loco" / Terapeuta sano.

La despenalización produce una considerable cantidad de respuestas espontáneas y creativas susceptibles de ser aprovechadas, que en el fondo descubren recursos insospechados. Generalmente esto abre la conciencia, amplia el punto de vista y promueve la fe en la autorregulación organísmica, la esencia de la buena Gestalt y el buen terapeuta gestáltico.

Paco Peñarrubia

Asociados

Para ver las noticias específicas para asociados debes identificarte en la página

Noticias

Jaume Cardona Costa nos envia el libro que ha escrito y editado recientemente sobre sueños "Los sueños en Psicoterapia Gestalt... y más allá".

La Junta Directiva en nombre de la AETG, expresamos nuestro sentir por el fallecimiento del doctor Claudio Naranjo, uno de los grandes maestros de la Psicoterapia Gestalt, reconocido a nivel intern

En el siguiente enlace La conferencia inaugural de Albert Rams puedes ver la ponencia inaugural de las Jornadas de 2018 en Huelva

En las VI Jornadas de Psicoterapias Humanistas que tuvieron como lema "Metodologías Humanistas para una Terapia Eficaz", organizadas por la Sección de Psicoterapias Humanistas de FEAP se emitió la